El baile es una actividad muy completa que fomenta el desarrollo muscular, la psicomotricidad, relaja, divierte, favorece el trabajo en equipo y la constancia… Si a vuestros hijos les gusta bailar y la música cuanto antes empiecen con esta sana disciplina, mejor. Desde muy temprana edad, 3 años, ya pueden empezar a asistir a clases de baile especialmente orientadas a ellos.

Niños de 3 o 4 de edad

En estas clases los pequeños aprenden a desarrollar sus destrezas motoras mediante juegos. Se empiezan a familiarizar con los nombres y pasos de baile, trabajan la coordinación, el ritmo y la elasticidad.

Niños de 5 a 8 años de edad

A partir de los 5 años de edad, los niños ya tienen suficiente habilidad para prestar atención y aprender a bailar en una clase de baile. Ya comienzan a trabajar coreografías (la memoria y concentración), pasos de baile más complejos y siguen trabajando la elasticidad y la técnica del baile que elijan. Los niñ@s comienzan a definir sus gustos musicales y sus disciplinas favoritas. Entre ellas están:

Niños 9 a 12 años de edad

A partir de los 9 años de edad, los niños ya pueden empezar a tomar clases de bailes más estructuradas. Sus cuerpos están listos para recibir entrenamientos más exigentes a nivel físico.También tienen suficiente madurez para mantener la concentración y seguir un entrenamiento formal con disciplina. Las disciplinas que trabajamos para los niños de 8 a 12 años de edad son:

El baile a partir de los 13 años.

A partir de los 13 años l@s “niñ@s” empiezan una nueva etapa donde viven un montón de cambios. Pasan del cole al instituto, cambia su vida social, los amigos, la forma de divertirse y de relacionarse, comienzan las inseguridades. Es una edad donde un alto porcentaje de los adolescentes dejan de hacer sus actividades de baile o deporte, y muchas veces, forzados por la presión que ejercen los padres con el tiempo que tienen que dedicarle a los estudios. ¡Esto es un gran error!

El baile es una actividad muy recomendada para estas edades, ya que les va a ayudar en su día a día y en esta etapa tan especial de su vida.  Lo más importante de esta práctica en los jóvenes es que aumenta su inteligencia, mejora la memoria, desarrolla la autoestima, elimina la depresión y el estrés.

A estas edades lo jóvenes se decantan por las disciplinas de baile de sus artistas de música favoritos. Entre ellas:

Abrir chat